Conserve el queso

La clave para mantener los quesos tan ricos como el primer día está en guardarlos apropiadamente.

Los quesos cremosos se guardan en una bolsita de nylon y con un trocito de azúcar en su interior.

Los semiduros deben envolverlos con un trapito de algodón apenas humedecido en vinagre.