Oremos por las vocaciones sacerdotales

Señor Jesús, que llamas a quien quieres,
llama a muchos de nosotros a trabajar por ti,
a trabajar contigo.

Tú que iluminas con tu palabra
a los que has llamado,
ilumínanos con el don de la fe en ti.

Tú que sostienes en las dificultades,
ayúdanos a vencer nuestras dificultades
de jóvenes de hoy.

Y si llamas a alguno de nosotros
para consagrarlo todo a ti,
que tu amor aliente esta vocación
desde el comienzo
y la haga crecer y perseverar hasta el fin.

Juan Pablo II