Archivos de la categoría Humor

Bromas, chistes y demás

Piano y maletas nuevas

Bonifacio va a la casa de un amigo y ve un piano nuevo.

“¡Oh, un piano!”,

“Sí, lo compré con la esperanza de que mi hija, al verlo, se entusiasme y aprenda a tocarlo”,

Dice el amigo Bonifacio dando un largo suspiro: “No tengas muchas esperanzas, hace mucho compré unas maletas nuevas, pero la suegra todavía no se ha ido de la casa”.

face-wink.png

Marineros

Después de una larga travesía, dos marineros llegan al puerto y lo primero que hacen es dirigirse al bar a tomarse unos tragos. Al rato de estar, el dueño del bar dice:

“Ahora damos inicio al show… ¡$2,000 pesos al que haga llorar al Gran Elefante!”

Pasan varios y los intentos son en vano. Entonces un marinero le dice al otro: “Esos $2,000 pesos son míos.”

Sale el marino a la calle, busca dos hermosas piedras y regresa donde el Gran Elefante y se le pone de frente enseñándoselas… se va detrás del Elefante y le pega en la entrepierna como si estuviera con platillos… resultado, El Gran Elefante era un mar de llanto… el escándalo, el dueño afligido… “Qué barbaridad, me lisiaste a mi Elefante, toma y no regreses…

Al cabo de varios años, regresa el mismo marino al mismo puerto y se dirige al bar, entra y está el mismo show del Gran Elefante… Da inicio y dice el dueño: “$4,000 al que haga decir al Gran Elefante primero sí y después no.”

Entonces nuestro marinero dice: “Esos $4,000 son míos…” Pero apenas se levanta, el dueño lo encara y le dice que él no por qué la última vez le ocasionó mucho daño al Elefante.

“No se preocupe, no le haré ningún daño.”

Sale a la calle, recoge dos hermosas piedras, una en cada mano, se pone enfrente del Gran Elefante y le dice:

“Elefantito… ¿Te acuerdas de mí?…”  y el Elefante asustado levanta el moco y sacude la cabeza indicando “Sí.”

“¿Quieres que te lo vuelva a hacer?”  y el Elefante sacude la cabeza: “¡NOOO!”.

face-wink.png tongue.png

Golf y Adultos mayores

“Hola, cariño, ¿cómo te fue en el golf?”, – preguntó Estela a su esposo Pedro. –

“Bien, estaba dando buenos golpes, pero mi vista está tan mal que no veía a donde iba la bola”.

“Claro, si tienes 75 años, qué esperabas, ¿por qué no llevas a mi hermano Santiago contigo?”

“¡Pero si el tiene 85 y ya no juega golf!”

“Pero su vista sigue perfecta, él puede ver a donde va la bola y decirte”.

Al día siguiente, Pedro estaba jugando y Santiago miraba a su lado.

Pedro golpeó con fuerza y la bola salió disparada un buen tramo.

“¿La viste?”, preguntó Pedro.

“Sí”, respondio Santiago.

“Bueno, ¿y dónde cayó?”, preguntó Pedro, esforzando la vista sin alcanzar a ver nada.

“Ya no me acuerdo…”

face-smile-big.png

Tres chistes cortos

¡Mamá!, ¡Mamá!, en el colegio me dicen:

“Jabón en polvo”

No te preocupes, Ariel

face-wink.png tongue.png

********

Entra un nuevo profe al curso y se presenta:

Buenos días, mi nombre es Largo.

Dice Juanito:

No importa, tenemos tiempo.

**********

Jaimito le pregunta a la maestra:

Maestra, ¿Usted me castigaría por algo

que yo no hice?  Claro que no…

¡Ahhh!, pues qué bueno, porque yo no hice

mi tarea.

Accidente de Tránsito

Un día un paletero iba caminando por una vía principal en la ciudad a eso de la 6:00 de la tarde.

A la vez, un motociclista de entrega de pizza iba apurado porque se le acababa la media hora de entrega.

Iba esquivando los carros y metiéndose por donde veía un espacio.

En una de esas se le tira el paletero enfrente y lo choca ¡Pumm!

El pobre repartidor de pizza empezó a gritar “Ay ¡maté al paletero! no puede ser”.

Señor paletero ¿dígame lo que tiene? para decirle a la ambulancia, por favor ¿dígame lo que tiene?.

En eso, el paletero abrió los ojos y empezó a murmurar: “Coco, …Limón, …Maracurá…”

face-wink.png tongue.png

Niña en la escuela

Una niñita le estaba platicando de las ballenas

a su maestra. La profesora, dijo que era

físicamente imposible que una ballena se tragara

a un ser humano porque aunque era un mamífero

muy grande, su garganta era muy pequeña. La

niña afirmó que Jonás había sido tragado por

una ballena. Irritada, la profesora le repitió

que una ballena no podía tragarse a ningún

humano; físicamente era imposible. La niñita dijo,

“Cuando llegue al cielo le voy a preguntar a

Jonás”. La maestra le preguntó, “¿Y qué pasa

si Jonás se fue al infierno?”. La niña le

contestó, “Entonces le toca a usted preguntarle.”

face-wink.png  tongue.png

Borracho y hermanos

Llega un señor a un bar y le dice al bartender:

“Por favor deme tres tequilas”

 El bartender mira atrás del hombre y ve que no hay más nadie,

le da los tres tequilas y el hombre se los bebe, paga y se va.

 Al otro día el hombre llega al bar y pide nuevamente tres tragos,

se los toma y se va.

 Al día siguiente llega y pide nuevamente tres tragos y el bartender le pregunta:

“Caballero ¿por qué usted siempre compra tres tragos si usted es solo?”

 Y el caballero responde:

“Lo que pasa es que yo bebo por mí y por dos hermanos míos que están fuera del país”.

 El bartender le da los tragos, el hombre los toma y se va.

 Al día siguiente el hombre llega al bar pero esta vez pide dos tragos y dice el bartender:

“Ah, ¿no me diga que murió uno de sus hermanos?”

 Y el hombre responde:

“No, lo que sucede es que dejé la bebida…”

 tongue.png